La Tierra moribunda y sus infinitas posibilidades

Estoy terminando de escribir una novela enmarcada en el género conocido como Tierra moribunda (terminando de escribirla, insisto, ya que después habrá que revisarla y retocar muchas cosas), lo que me ha hecho pensar en dicho género, en las diferentes maneras que ha tenido de manifestarse desde su nacimiento, en las posibilidades que ofrece… Y es que cuando empecé a preparar esta obra tenía bastante claras mis influencias, pero por el camino me he encontrado con que otras, a menudo ni siquiera procedentes de la fantasía ni la ciencia-ficción, están muy presentes. Aunque todavía no estoy en condiciones de contaros de qué va mi novela (aunque sí puedo adelantar que hay un viaje, corrupción y mucha acción), he decidido compartir mis reflexiones.

Empecemos por el principio. ¿Qué es eso de la Tierra moribunda? Se trata de un subgénero de la fantasía y la ciencia-ficción cuya principal característica es que las historias que narra transcurren en el futuro remoto de la Tierra, como mínimo dentro de varios miles de años. La Tierra moribunda nos presenta un mundo oscuro, decadente, que ya se acerca a un final. Insisto, a un final, ya que puede tratarse del final de ese mundo, o incluso del final de los tiempos, pero también puede referirse al final de la humanidad, sin que otras formas de vida se vean afectadas. Incluso cabe la posibilidad de que dicho final suponga el comienzo para otras criaturas. A diferencia del género postapocalíptico, en el que a menudo tiene lugar una catástrofe repentina (guerras nucleares, epidemias, plagas…), en la Tierra moribunda la extinción suele producirse de forma gradual (cambios climáticos o astronómicos, agotamiento de los recursos naturales, etc.).

Quizás el primer ejemplo de este género sea la novela de 1805 Le Dernier Homme, de Jean-Baptiste Cousin de Grainville. Esta obra romántica, que inspiró muchas posteriores (entre ellas El último hombre The Last Man, de Mary Shelley), cuenta las aventuras del último hombre nacido en una Tierra estéril, Omégare, en su búsqueda de la última mujer fértil, Syderie. Además de los elementos futuristas y románticos, la novela presenta referencias bíblicas (hasta el punto de que casi en su totalidad es una narración del propio Omégare a Adán, el primer hombre).

H. G. WellsMucho más tarde, en 1895, llegaría La máquina del tiempo de H. G. Wells. A pesar de que no se trata de una obra de Tierra moribunda, esta publicación es quizá la más influyente en la vertiente del género más cercana a la ciencia-ficción. En esta novela, el protagonista viaja en el tiempo hasta el año 802701, donde se encuentra con que la evolución ha dado lugar a dos especies descendientes del ser humano: los inútiles eloi y los antropófagos morlocks. En los últimos capítulos, los más influyentes para el subgénero que nos ocupa a un nivel estético, continúa su viaje hasta presenciar cómo la Tierra se detiene y el Sol se apaga de forma gradual.

El subgénero de la Tierra moribunda vira hacia el ámbito de la fantasía ya en el siglo XX. En los años treinta, Clark Ashton Smith imaginó Zothique, el último continente de este mundo, en el que la ciencia, la tecnología, incluso las religiones actuales, han muerto y han caído en el olvido. En los relatos ambientados en Clark Ashton SmithZothique se lucha con arcos, espadas y lanzas, se estudia la magia y la demonología, y la decadencia de los ricos y poderosos resulta casi caricaturesca. Como se puede comprobar, el ciclo de Zothique se acerca a la espada y brujería, aunque desde un punto de vista más pesimista y con reminiscencias del Romanticismo. Jack Vance retomaría esta senda próxima a la espada y brujería a partir de 1950 con su saga de la Tierra moribunda, que, tal como parece, por fin da nombre al género. Su visión se basa más en la vertiente más picaresca de la espada y brujería y su obra ha influido en buena parte de la fantasía posterior (en especial el sistema mediante el cual funciona la magia).

Soy consciente de que me dejo muchas obras y numerosos autores en el tintero, como William Hope Hodgson y La casa en el límite, o incluso relatos y novelas de estos mismos escritores. Sin embargo, no pretendía realizar una reseña exhaustiva del género, sino resumir su evolución y sus manifestaciones principales.Jack Vance

Y así llegamos a la conclusión. ¿Por qué creo que la Tierra moribunda ofrece un sinfín de posibilidades? Los detalles aportados en los párrafos anteriores responden a esta pregunta por sí solos. Claro está, hoy en día no tenemos las mismas inquietudes ni los mismos problemas que hace un siglo o dos, tampoco las mismas inclinaciones estéticas, pero siempre podemos aprender de quienes crearon el género y ayudaron a que evolucionase, e innovar a partir de ahí. ¿Por qué no tener en cuenta el cambio climático y las consecuencias que sabemos que puede acarrear? ¿Y un futuro en el que la línea entre la ciencia y la magia no esté clara? ¿O una Tierra moribunda avanzada tecnológicamente a pesar de todo? A diferencia de otros subgéneros de la fantasía y la ciencia-ficción que presentan unas normas a las que tenemos a ceñirnos más, ya sea de manera consciente o inconsciente (aunque cada cierto tiempo surjan renovadores y se produzcan revoluciones en ellos), los límites a la creatividad de la Tierra moribunda son solo los que nosotros mismos nos impongamos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s